Tratamiento de disolvente

Recomendación del sistema y resumen del producto

Recuperación de detergentes y disolventes

Ensayo sobre sostenibilidad

<h4/>

Introducción

Para la limpieza de plantas de fabricación, contenedores y herramientas, etc. se utilizan disolventes orgánicos inflamables y, cada vez más, disolventes acuosos. Una vez completada la limpieza, estas sustancias contienen mucha suciedad y, por lo general, deben eliminarse asumiendo un coste elevado. OFRU Recycling se centra en este problema y fabrica sistemas con los que reaprovechar los líquidos de limpieza sucios en la propia planta del cliente. La ventaja de contar con un propio sistema de tratamiento es que los costes de adquisición, eliminación y almacenamiento pueden reducirse considerablemente. La viabilidad económica de tal adquisición se analizará más adelante.

Limpieza con disolventes

Por lo general, los disolventes se utilizan como diluyentes para pinturas y, posteriormente, una vez aplicada la pintura. Algunos ejemplos son la resina sintética y los disolventes universales que contienen xileno, tolueno, bencinas, ésteres y alcoholes como disolventes. Además de sus buenas propiedades de disolución, las propiedades esenciales son la velocidad de evaporación y el punto de inflamación, este último también por razones de seguridad.

Prácticamente se utilizan los mismos disolventes para la limpieza de instalaciones de fabricación, tuberías o contenedores. Sin embargo, existe una tendencia creciente a utilizar disolventes que tienen un alto punto de inflamación o que están formados principalmente por agua. En algunos sectores, este uso o adaptación ya es obligatorio. En concreto, su uso atiende a la posibilidad de evitar su ignición y logar una reducción de emisiones al trabajar con productos de limpieza.

¿Qué se debe tener en cuenta con la limpieza?

Normalmente, para la limpieza de equipos de fabricación, contenedores, barriles, etc. se utilizan sistemas de lavado protegidos contra explosiones. Estos sistemas procesan el disolvente en un ciclo cerrado. Para que la limpieza de las superficies sea rápida y completa, el diluyente para el producto de limpieza debe estar lo menos usado posible.

Y es que los disolventes sólo pueden disolver una cierta cantidad de residuos de pintura. Se habla entonces de "agotamiento" del disolvente, lo que significa que la suciedad ya no se elimina, sino que sólo se distribuye. Esto conduce a unos resultados de lavado deficientes y a un rendimiento insatisfactorio.

Por lo tanto, es deseable utilizar siempre líquidos de limpieza frescos. Sin embargo, por razones de costes, la renovación de los disolventes se suele posponer el mayor tiempo posible. Las modernas técnicas de tratamiento, que separan los disolventes de las pinturas o resinas con una tasa de recuperación muy alta demuestran que hay otra manera de hacer las cosas.

Opciones de eliminación descritas

¿Qué pasaba hasta ahora con los disolventes usados? En la práctica, hasta ahora había tres opciones:

 

Opciones para la eliminación de disolventes
ABC
Eliminación de residuos según la normativa a través de una empresa especializada en la eliminación de residuosDevolución a los proveedores a cambio de nuevos productosTratamiento mediante destilación por contrato

A.) La destrucción según la normativa se especifica en la Ley Alemana de Eliminación de Residuos. Sólo se puede contratar a empresas de gestión de residuos autorizadas por las autoridades. Los costes en Alemania son de aprox. 0,50 EUR/litro o incluso más si se trata de pequeñas cantidades. La destrucción suele producirse por combustión. Los costes dependen esencialmente del poder calorífico y del contenido de H2O del disolvente.

B.) A menudo ocurre que el proveedor se compromete a aceptar los disolventes ya utilizados a cambio de la compra de nuevos disolventes. La principal desventaja aquí es que se genera una dependencia del proveedor. Con todo, aquí se invierten grandes cantidades en la eliminación y no es posible escapar de la tendencia del alza de los precios de los disolventes. La experiencia ha demostrado que comparativamente el "tratamiento interno" resulta rentable.

C.) Se entregan grandes cantidades de disolventes a empresas de servicios, es decir, a empresas de destilación por contrato. El disolvente se procesa y se vuelve a poner a disposición de la empresa. Posibles desventajas: incertidumbre en la calidad constante de disolventes y una tasa de recuperación insatisfactoria. La tasa de recuperación con el tratamiento propio es considerablemente más al

Limpieza de disolventes usados

Como ya se ha mencionado, los contaminantes quedan disueltos en el producto disolvente. En la industria de fabricación de pinturas, la proporción de pintura en la solución de limpieza es de hasta un 30%. Por lo general, no es posible la limpieza mediante filtración simple o por tecnología de membrana.

Incluso si el contenido en sólidos supera con creces el 50%, el método más eficaz es la destilación para separar todos los sólidos del líquido. Por ello, OFRU Recycling lleva más de 20 años fabricando plantas con las que se pueden recuperar los disolventes orgánicos y acuosos aplicando el método de destilación. Los disolventes recuperados con este método son limpios y cristalinos, pudiendo ser reutilizados posteriormente para sus procesos de limpieza.

Ventajas del tratamiento interno

  • Reducción de los costes de adquisición y eliminación de residuos en más de un 90%
  • Reciclaje de disolventes de alto valor con un elevado nivel de aprovechamiento
  • Independencia de empresas externas de tratamiento de disolventes
  • Certeza de que su disolvente estará disponible de nuevo en la misma calidad
  • Disolventes siempre frescos en stock

Tecnología de tratamiento de disolventes usados

Los disolventes usados (orgánicos o acuosos) pueden ser tratados aplicando los métodos de evaporación y posterior condensación. Para ello, OFRU ofrece una amplia gama de sistemas de destilación. Dependiendo de las necesidades, ponemos a disposición del cliente sistemas de tratamiento con los que procesar de 2 a 2000 litros por hora. Preferentemente, estos sistemas se utilizan en combinación con los sistemas de lavado ya existentes.

El producto de limpieza ya usado se llena primero en la burbuja del evaporador a mano, por bomba o usando un sistema de vacío. La camisa de la burbuja del evaporador contiene un fluido de transferencia de calor que calienta el producto de limpieza sucio. Este fluido puede ser vapor, agua para calefacción o aceite térmico. Cuando se alcanza la temperatura de ebullición, el disolvente comienza a evaporarse. Los vapores fluyen a través de un condensador donde son licuados y salen finalmente en forma de disolvente limpio, claro y reutilizable.

La suciedad permanece en la burbuja del evaporador, la cual puede drenarse fácilmente gracias a la temperatura todavía alta. Si, por el contrario, los sólidos se "evaporan" en seco, se recomienda el uso de cámaras de destilación. Estas cámaras se colocan en el recipiente del evaporador antes de la destilación, almacenan la solución con suciedad y pueden ser retiradas del aparato una vez completada la destilación. Además dejan de ser necesarios los trabajos de limpieza con espátulas, etc. que requieren mucho tiempo. Una vez que los residuos se han solidificado, es aconsejable recogerlos en contenedores usados. A menudo es posible completar la destrucción acorde a la normativa recurriendo a un vertedero convencional.

Reutilización del disolvente purificado

Una vez completada la destilación, el disolvente puede volver a utilizarse para tareas limpieza. Si se utiliza muchas veces, puede ocurrir que la mezcla pierda "mordiente" porque las sustancias con punto de ebullición más bajo se evaporan con el tiempo. La experiencia ha demostrado que, para alcanzar la calidad original, basta con compensar las pérdidas con productos frescos o añadir ésteres, tal como el acetato de etilo.

Factores clave al calcular costes

Para evaluar la adquisición de un sistema de recuperación, se debe tener en cuenta una serie de factores esenciales:

  • ¿Qué cantidades se compran y a qué precio?
  • ¿Qué pasa con el material sucio?
  • ¿Existen costes de destrucción o traslado o el material sucio lo recoge gratuitamente el proveedor? Esto último, ciertamente, sólo se logra al contratar un período de tiempo más largo.
  • ¿Qué tamaño tiene el espacio de almacenamiento necesario? ¿Cuáles son los requisitos legales para almacenar disolventes nuevos y usados?

Los siguientes puntos deben tenerse en cuenta si se prevé realizar el tratamiento en las instalaciones propias:

  • Energía necesaria para evaporar el disolvente: aprox. 15 kW/h para 100 l
  • ¿Condensación por refrigeración con agua o aire?
  • Personal para inspección y limpieza ocasional: máx. ½ h/100 l
  • Destrucción de residuos de destilación (precio/tonelada)

Plazo de amortización

La experiencia ha demostrado que los sistemas de destilación para recuperar disolventes se amortizan en un plazo máximo de 3 años, independientemente del tamaño del sistema. Incluso existen casos en los que ya se ha amortizado la adquisición en pocos meses. Todo ello depende en particular de los costes de eliminación respectivos y del precio de compra del disolvente. Incluso con pequeñas cantidades puede valer la pena adquirir un sistema de tratamiento.

El siguiente diagrama muestra el plazo de amortización en función de la cantidad de material sucio y el precio de compra del disolvente. Aquí se incluye el valor de adquisición y los costes de eliminación respectivos de 0,65 euros por litro de fluido con suciedad. Según el sistema utilizado, las opciones de amortización varían. Lo mismo ocurre con los meses según la configuración del sistema (precio de compra).

Condiciones legales para la instalación

En Alemania, las pequeñas instalaciones no están sujetas a autorización, sino sólo a notificación a las autoridades. Las competencias varían de una región a otra y, en la mayoría de los casos, sólo es necesario avisar al organismo de supervisión industrial, ya que las instalaciones están fabricadas con dispositivos de protección contra explosiones. Por lo tanto, también permiten la destilación de disolventes inflamables. La instalación del sistema se debe realizar en una zona protegida contra explosiones e incendios o también puede realizarse al aire libre bajo una cubierta.

Conclusión

El tratamiento de líquidos de limpieza sucios de forma interna en la empresa que los produce suele ser rentable a corto y medio plazo. Sobre todo en combinación con sistemas de lavado y purificación existentes se encuentran muchos argumentos a favor de utilizar un sistema de tratamiento para reducir los costes de eliminación y adquisición de disolventes. Disponer de disolventes frescos a diario ya no es un lujo a día de hoy y se puede conseguir de forma rentable con su propio sistema de reciclaje.

Para más información, contacte con nuestro equipo de ventas.

Teléfono: +49 6023 50422-0 o sales (at) ofru dot com

Formulario de contacto

OFRU - Formulario de contacto

Información
* Campos obligatorios